LA OBRA DE SILVIA BLEICHMAR

     La obra de Silvia Bleichmar está atravesada por un objetivo fundamental y éste es la REVISIÓN de los PARADIGMAS  PSICOANALÍTICOS.- Ello en razón,  justamente, de que los desarrollos efectuados en este campo, si bien de una gran riqueza, partieron  de diferentes concepciones y modelos acerca del psiquismo lo cual provocó una gran dispersión -teórico y clínica- y una especie de diáspora,  cuyo efecto más notorio fue la generación de aporías así como la imposibilidad de intercambios entre diferentes desarrollos teóricos,  con la consecuencia de que, muchas veces, esto llevó a crear teorías cerradas en sí mismas, imposibilitando la contrastación  con otras teorías, así como el intercambio con los desarrollos científicos de la época.- Esta imposibilidad de tener una teoría unificada nos coloca en una situación similar, decía Silvia Bleichmar, a lo que era la alquimia medieval en relación a  la química moderna, o sea, una especie de embrión que estimuló el desarrollo de la química en razón de su tratamiento de los metales y de otras sustancias así como la verificación “experimental” de sus enunciados teóricos aunque a la vez atravesada por concepciones mágicas y secretas que la hacían imposible de contrastar .- Algo de esto ocurre con el psicoanálisis, por eso la propuesta de revisión y limpieza de los paradigmas implica un trabajo de búsqueda de la proveniencia de los conceptos fundamentales de las teorías y de rescate de sus dosis de verdad para que de este modo puedan ser incorporadas en una explicación más general, y exenta de contradicciones, del funcionamiento psíquico.-

     El trabajo de Silvia Bleichmar parte y rescata el modelo freudiano sin dejar de  señalar las contradicciones internas en la obra, lo que da lugar a posibles líneas de pensamiento que se producen debido a esas contradicciones, de manera que, y en función de esto, es posible rescatar los postulados de otros autores teniendo en cuenta su proveniencia, o sea, los paradigmas de base de los cuales parten.

     De este conflicto en el interior de la obra freudiana e integrando desarrollos de diversos autores se pueden señalar, esquemáticamente, tres cuestiones:

     1) Diferencia entre la concepción “endogenista” y “exogenista” en cuanto al origen de la pulsión y de la representación. En el endogenismo, la pulsión así como la representación,  aparecen como delegación de lo somático en lo psíquico y en el exogenismo como provenientes del otro humano; lo que plantea a su vez, el problema de la implantación de dicha pulsión en el psiquismo, así como el concepto de metábola y la posibilidad de neogénesis  y  la revisión del concepto de sexualidad infantil.

     2) Diferencia entre “constitución del psiquismo” y “producción de subjetividad”; el primero se refiere a la constitución de la sexualidad y el narcisismo, lo que da lugar a la configuración de distintas características y legalidades de funcionamiento de las representaciones y de la relación entre ellas, conformando la tópica psíquica: Inconciente, Preconciente-conciente, o  Ello, Yo y Super-yo.  La producción de subjetividad se refiere a la construcción del sujeto, que es epocal (de acuerdo a la historia de su tiempo). El concepto sujeto es de un orden distinto al de aparato psíquico, está en función de la oposición sujeto-objeto, mientras que el aparato psíquico da cuenta de un “topos” (lugar) de las representaciones y de sus características de circulación e intercambio intrapsíquico. El sujeto es sujeto del yo y aparece como un punto -un momento- de ese yo en el intercambio con el otro; la acción terapéutica se desarrolla siempre con un sujeto pero operando con su aparato psíquico.-

     3) Diferencia entre lo “autoconservativo” y lo “autopreservativo”: Lo autoconservativo se refiere a los mecanismos -homeostáticos- que operan para que un organismo pueda subsistir, dicho abordaje no pertenece al campo del psicoanálisis. Mientras que lo autopreservativo se refiere a la acción del Yo libidinal que se convierte en vicario de lo adaptativo y esto sí corresponde al campo del psicoanálisis, en tanto implica la cuestión del cuidado de lo autoconservativo por  el yo.-

      Estas problemáticas son abordadas, y tomando una posición, de una manera constante en la obra de Silvia Bleichmar; preocupada por una revisión y ampliación de la metapsicología freudiana.-

      Uno de los textos inaugurales de su conceptualización es “La fundación de lo Inconciente” Destinos de pulsión, destinos del sujeto (Amorrortu editores) donde sienta las bases de la revisión de la metapsicología.- Desarrollará 1) la implicancia de los conceptos de traumatismo y metábola.- 2) Lo arcaico y lo originario en el aparato psíquico, 3) Represión originaria y secundaria.- 4) La fundación de lo Inconciente, 5) Pulsación y narcisación .- Y lo que se deriva de estos conceptos en la práctica, con estudio de casos clínicos, caracterizando las condiciones en que opera la interpretación o cuando es necesaria la acción de las llamadas intervenciones simbolizantes.-


     Por eso en el Ateneo de Estudios Psicoanalíticos se realizará un grupo de estudio para trabajar el texto citado, de acuerdo a las siguientes características:

METODOLOGÍA: Modalidad de grupo de estudio, con lectura previa de la parte acordada del texto y luego discusión grupal, planteos y aclaraciones pertinentes.-

FRECUENCIA: Quincenal: Los primeros y tercer viernes de cada mes.-

HORARIO: de 13,30 a 15,00

CONDICIONES PARA EL TRABAJO: Se trabajará con un máximo de 12 personas inscriptas y con un mínimo de 6 personas.-

DOCENTES: Teresita Finkelstein, José Antonio Giraudo y auxiliares de docencia invitados.-


INSCRIPCION: A partir del 19 de marzo hasta el 15 de abril de 2015, en Ateneo de Estudios Psicoanalíticos - Salta 1233 - tel. 0341-4403176 - Horario: 18 a 22.- E-Mail: adeprorosario@gmail.com